La Tradición de la Iglesia

The file could not be created.
ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

La Tradición de la Iglesia
La Iglesia es infalible cuando enseña las verdades reveladas o las relacionadas con estas, necesarias para la comprensión, custodia y defensa de la misma revelación.
Las "fuentes de la revelación" son la SAGRADA ESCRITURA y la TRADICION.(Del verbo latino "tradere", transmisión oral de una doctrina, noticia o costumbre de las generaciones pasadas hasta hoy). TRADICION, para nosotros católicos, es "el conjunto de verdades reveladas que miran a la fe y costumbres y que no se contienen en la Sagrada Escritura, sino que las transmite Dios oralmente a su Iglesia". La Sagrada Escritura y la Tradición contienen las verdades reveladas pero, la Sagrada Escritura las hace llegar a nosotros por medio de un "libro inspirado", y la Tradición se sirve de la "predicación oral".
La Tradición escrita está contenida en libros de carácter humano, fuera de la Sagrada Escritura.
Por razón del "autor" la Tradición puede ser:

  1. Divina o divino-apostólica (verdades que Cristo y el Espíritu Santo revelaron a los apóstoles y estos a sus sucesores hasta llegar a nosotros).
  2. Eclesiástica (disposiciones prácticas tomadas por los apóstoles por propia iniciativa).

Por razón del "contenido u objeto" que se transmite, la Tradición puede ser:

  1. Dogmática (si se trata de una verdad de fe).
  2. Moral (si es sobre alguna norma referente al culto y disciplina).

Con relación a la Sagrada Escritura la Tradición puede ser:

  1. Constitutiva (cuando nos permite conocer una verdad que no se contiene en la Sagrada Escritura).
  2. Interpretativa (cuando expone una verdad clara u obscuramente contenida en los libros santos).

El Concilio de Trento (s. XVI) admite como fuentes de la revelación a la Sagrada Escritura y a la Tradición, atribuyéndoles el mismo valor. (Los protestantes sólo admiten la Sagrada Escritura).
En los primeros años del cristianismo la Tradición oral fue la única forma de conocer la revelación porque consta históricamente que Jesús ni escribió un libro para transmitirnos la propia revelación ni ordenó hacerlo a los apóstoles; sólo se preocupó de predicar. Los apóstoles, por lo tanto, estaban convencidos que su deber se centraba en la predicación del Evangelio, no en escribirlo.
Los Evangelistas y algunos apóstoles escribieron después por otros motivos; a saber:

  1. Mateo, para dejar un recuerdo a los hebreos antes de partir a otras tierras a evangelizar.
  2. Marcos, para conservar por escrito la predicación de Pedro.
  3. Lucas, para dejarnos la predicación de Pablo y para corregir errores de algunos autores mal informados.
  4. Juan, para combatir las primeras herejías.
  5. Pablo, presuponiendo la predicación, en sus cartas sólo esclarece algún punto, tapa alguna laguna, o inculca una doctrina particular.

Poseemos además el testimonio de los Padres de la Iglesia para afirmar el principio que la Tradición interpreta la Escritura. Las afirmaciones de mayor interés son:

  1. San Ireneo, obispo de Lión, hace una apología de la Tradición al refutar la herejía gnóstica.
  2. Tertuliano (160-222). En su "De praescriptione haereticorum" hace este razonamiento: "Si queremos conocer la verdadera doctrina de Cristo y de los apóstoles, no hay otra vía que la de estudiar la fe de las iglesias de origen apostólico" (c. 21).
  3. El Papa Esteban (254-257), que afirmó la validez del bautismo administrado por los herejes fundándose en la Tradición ( Obras de San Cipriano, carta 74).
  4. San Agustín afirma que la única razón para creer en los evangelios es la autoridad de la Iglesia (Contra Epist. Man. 5, 6).
  5. San Vicente de Lerins más tarde fijará la regla de la Tradición en el principio de que la Iglesia Católica tiene el poder supremo y que sus enseñanzas deben ser aceptadas por todos (Commonitorium, 2).

La Tradición precede a la Escritura y la garantiza, ya que esta funda todo su valor en el hecho de proceder de Dios por inspiración y esto sólo se puede probar por la Tradición, al igual del canon de los libros inspirados y la extensión de la inspiración.
La Tradición es más amplia que la Escritura. Las dos transmiten lo que proviene de la palabra de Dios; proceden de una misma fuente y son los dos canales por lo que nos llega el contenido de la Revelación. Por tanto entre Escritura y Tradición hay una íntima relación.
El Concilio Vaticano II insiste en ello de modo particular:
"Surgiendo ambas de la misma fuente, se funden en cierto modo y tienden a un mismo fin. Ya que la Sagrada Escritura es la palabra de Dios en cuanto se consigna por escrito bajo la inspiración del Espíritu Santo, y la Sagrada Tradición transmite íntegramente a los sucesores de los apóstoles la palabra de Dios a ellos confiada por Cristo Señor y por el Espíritu Santo para que, con la luz del Espíritu de la verdad la guarden fielmente, la expongan y la difundan con su predicación; de donde se sigue que la Iglesia no deriva solamente de la Sagrada Escritura su certeza acerca de todas las verdades reveladas. Por eso se han de recibir y venerar ambas con un mismo espíritu de piedad" (Sobre La Divina Revelación, n. 9).
La Tradición y el Magisterio de la Iglesia son inseparables, ya que el Magisterio no es otra cosa que la puesta en práctica de la Tradición. Jesús encargó a sus discípulos enseñar las verdades reveladas hasta el fin del mundo. Por tanto la revelación pasa de boca en boca, de un maestro a otro. El magisterio actual de la Iglesia es el último portavoz al que ha llegado la postrer "Traditio" de la verdad revelada.
Los "documentos de la Tradición" son las obras de las generaciones pasadas en las que se expresa la fe de la Iglesia. Estos documentos pueden ser cosas (pinturas, esculturas, vasos sagrados, ornamentos, etc.); escritos (actas de concilios, libros litúrgicos, obras de Padres y Teólogos, etc.); instituciones (leyes, ritos, fiestas religiosas, etc.). Se suele distinguir a estos documentos en primarios y secundarios.
Documentos primarios:

  1. Las definiciones solemnes de los concilios ecuménicos y de los sumos pontífices donde la fe de la Iglesia en una determinada verdad se afirma de manera clara y definitiva. Ejemplos:
    1. Divinidad de Cristo, Concilio de Nicea (325).
    2. Maternidad divina de María, Concilio de Éfeso (431).
    3. Infalibilidad del Papa, Vaticano I (1870).
    4. Asunción de la Virgen al cielo, Noviembre 1, 1950.
  2. Los "símbolos de la fe", breves síntesis de las principales verdades reveladas, aprobadas por la Iglesia y recitados por los fieles en público y en privado. El Símbolo de los Apóstoles y el Símbolo Atanasiano que se rezan en el breviario; y el Símbolo Niceno-constantinopolitano que se dice en la Misa, son los tres más importantes.
  3. Las "profesiones de fe" impuestas por la Iglesia a los fieles como reacción a determinados errores. Recordamos entre estas la Profesión de Fe Tridentina de Pío IV en 1564 y el Juramento Antimodernista de Pío X en 1910.
  4. Actas del magisterio ordinario que siempre son ejemplo de la fe de la Iglesia (encíclicas, alocuciones, cartas, bulas pontificias, decretos, escritos de los obispos, etc.).

Documentos secundarios:

  1. Los escritos de los Padres de la Iglesia que desarrollaron la vida de la Iglesia en sus primeros años. Para ser considerados Padres de la Iglesia deben tener estas características: antigüedad, santidad de vida, doctrina ortodoxa y aprobación eclesiástica. Esta época dura hasta el año 636 (muerte de San Isidro de Sevilla) para los Padres latinos y el año 749 (muerte de San Juan Damasceno) para los griegos. Para que un argumento patrístico se considere de tradición divino-apostólica debe poseer las siguientes peculiaridades:
    1. Unanimidad de pensamiento de los Padres en materia de fe y moral único objeto de la Tradición.
    2. Presentación de las enseñanzas como reveladas y no como opiniones particulares.
    3. Aprobación de la Iglesia, quien da autoridad a los Padres.
  2. El consentimiento de los teólogos, que, bajo la dirección del magisterio, estudian las verdades reveladas y difunden su conocimiento. Esta compenetración del pensamiento de los teólogos y el magisterio de la Iglesia lo ratifica Pío XII en la "Humani Generis". Pasada la época patrística los teólogos han ocupado el puesto de los Padres, siendo una autoridad muy particular entre ellos Santo Tomás de Aquino.
Autor: 

Redacción Church Forum

Fuente: 

Church Forum www.churchforum.org