Las tentaciones de Jesús.

The file could not be created.
ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Las tentaciones de Jesús.

Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo. Y después de hacer un ayuno de cuarenta días y cuarenta noches, al fin sintió hambre. Y acercándose el tentador, le dijo. Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes. Mas él respondió: Está escrito: No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

Entonces el diablo le lleva consigo a la Ciudad Santa, le pone sobre el alero del Templo, y dice: Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: A sus ángeles te encomendará, y en sus manos te llevarán, para que no tropiece tu pie en piedra alguna. Jesús le dijo: También está escrito. No tentarás al Señor tu Dios.

Todavía le lleva consigo el diablo a un monte muy alto, le muestra todos los reinos del mundo y su gloria, y le dice: Todo esto te daré si postrándote me adoras. Dícele entonces Jesús: Apártate, Satanás, porque está escrito: Al Señor tu Dios adorarás, y sólo a él darás culto.

Entonces el diablo le dejó. Y he aquí que se acercaron unos ángeles y le servían.

Mt 4,1-11

Tema principal

Las tentaciones.

Fruto

* Cristo se dejó tentar para mostrarnos cómo superar la tentación.

* Debemos luchar contra las tentaciones, confiando en Cristo.

1. Las tentaciones son nuestro "pan de cada día"

No necesitamos estudiar sociología para darnos cuenta de que las tentaciones siguen a cada hombre como su sombra. Son congénitas a cada hombre. No ha existido ningún ser humano, fuera de los casos de Jesús y María, que no haya pecado; no ha habido ningún pecado que no haya sido precedido por una tentación. La tentación tiene carta de ciudadanía en todo lugar y siempre tiene sus papeles en regla para entrar en cualquier momento.

Si hay tentaciones, tiene que haber unas fuentes de tentaciones. La Revelación nos dice que el primer pecado histórico del hombre, el de Adán y Eva, entró en el mundo por medio del Tentador, el

diablo. A partir de la caída de nuestros primeros padres cada ser humano que nace tiene dentro de sí una fuente de tentación, que llamamos concupiscencias o pasiones desordenadas. Además hay que contar con otra fuente que es el mundo, que presenta un escaparate bastante variado de tentaciones. Por eso, tenemos una triple fuente de tentaciones: el diablo, el mundo y las pasiones desordenadas.Según la Sagrada Escritura y según la doctrina de la Iglesia, la única fuente de tentación que sufrió Cristo, provino del diablo. Él no tenía las concupiscencias que nosotros tenemos. Como todo en la vida de Cristo, las tentaciones que sufrió tienen también un sentido salvífico como lo refiere el Catecismo en el n.539:

Los evangelistas indican el sentido salvífico de este acontecimiento misterioso. Jesús es el nuevo Adán que permaneció fiel allí donde el primero sucumbió a la tentación. Jesús cumplió perfectamente la vocación de Israel: al contrario de los que anteriormente provocaron a Dios durante cuarenta anos por el desierto, Cristo se revela como el Siervo de Dios totalmente obediente a la voluntad divina. En esto Jesús es vencedor del Diablo.

Si las tentaciones forman parte de nuestra vida, tenemos que comprender su función y, sobre todo, saber combatirlas.

2. Las tentaciones nos ayudan a fortalecer nuestra opción por Dios

Antes de entregar un coche a la agencia, los fabricantes tiene que probarlo en la pista de pruebas. Si pasa la prueba lo consideran como un buen coche y digno de la marca que ostenta. La vida del hombre también es como una pista de prueba para ver si él es digno del sello que Dios imprimió en su alma en el momento del bautismo.

Las tentaciones son permitidas por Dios para probar nuestro valor. Cada vez que superamos una tentación consolidamos nuestra opción por Dios; también lo contrario es cierto: cada vez que caemos en la tentación debilitamos esta opción por Él.

En la vida moral no hay momentos neutros: o actuamos para o en contra de Cristo. El mismo dijo que “no se puede servir a dos señores”. Dado que el hombre es libre se construye a sí mismo: cada uno es “padre” de sí mismo. ¡Qué responsabilidad!

Hay que afianzar cada día nuestra opción por Dios; hay que morir a lo que nos ofrece la tentación y hacer vivir más nuestro amor a Dios.

Las dificultades hay que afrontarlas y hay que superarlas. Para el que ama, las dificultades son ocasión de oro, los mejores momentos en que puede demostrar su cariño por la persona amada. Hay que dar la vida, es verdad; hay que caer en tierra y

hay que morir para vivir y dar fruto. Pero esta norma del Evangelio es dura sólo para los profanos, para los que miran desde fuera.

Quien se mete, quien vive de lleno esta actitud, sabe que si es verdad la primera parte, no es menos verdad la segunda: fecundidad, fruto, realización, vida.

3. Cristo venció eficazmente las tentaciones

Cuando la casa se está quemando, no es el momento para tomar un curso sobre como extinguir fuegos; cuando el avión va de picada, es inútil sacar la hoja de normas de seguridad para leerlas; cuando estamos hasta el cuello en la tentación, no es el momento para estudiar un Tratado sobre Tentaciones. Lo importante es prever, preparándonos antes. Cristo es nuestro mejor Maestro: Él nos enseña no sólo con su palabra, sino con su ejemplo. Cristo no es como un soldado que aprendió todo en el cuartel, sino más bien en el campo de batalla. Él nos transmite sus experiencias para ayudarnos. Leemos en el Catecismo en el n.539:

La victoria de Jesús en el desierto sobre el Tentador es un anticipo de la victoria de la pasión, suprema obediencia de su amor al Padre.

Para salir victorioso en la tentación Cristo usó tres armas muy potentes: la Palabra de Dios, el sacrificio y la oración. Con estas tres armas podemos superar cualquier tentación. Veámoslas.

La Palabra de Dios, la Voluntad expresa de Dios, era lo que pesaba más en la vida de Cristo. El tenía su conciencia bien formada: sabía distinguir entre el bien y el mal. Él sabía exactamente lo que tenía que hacer. Tenía una conciencia recta.

Si nosotros no formamos bien nuestra conciencia cristiana, corremos el riesgo serio de caer en la tentación. No basta saber lo que se puede o no se puede hacer, pues es necesario también saber el por qué está bien o está mal. No basta decir: “el Papa dice...” Hay que saber el por qué el Papa dice que está bien o está mal. Recordemos que las cosas no son buenas o malas porque el Papa lo dice, sino el Papa lo dice precisamente porque son buenas o malas.

Un católico debe tener UNA FE ILUSTRADA, que significa saber por qué una cosa es buena o mala moralmente.

La segunda arma es el sacrificio. Nos puede pasar como le pasó a Eva: “Y como viese la mujer que el árbol era bueno para comer, apetecible a la vista... tomó su fruto y comió” (Gen 3,6).

Las tentaciones se nos echan encima con la violencia de una pasión. Las tentaciones son seductoras y pueden enredar nuestra débil voluntad. Es necesario, por eso, tener una voluntad firme y fuerte. Una persona sin fuerza de voluntad seguramente caerá en la tentación. Guardando las debidas distancias, es como una persona que sufre de Sida: no tiene anticuerpos y está propicia a cualquier infección. Una persona sin fuerza de voluntad es como una hoja llevada por el viento: no pone resistencia.

La tercera arma es la oración, que es la unión con Dios. Una vez un niño jugaba fútbol y metía muchos goles. Un domingo comenzó a jugar mal y no hizo nada en el partido. Sus amigos le preguntaron qué le había pasado. Éste contestó que como no estaba su padre mirándolo se sentía desanimado e incapaz, pues ese domingo su padre no pudo acompañar a su hijo como siempre lo hacía.

Algo así pasa en la oración: sentimos la presencia de Dios que nos anima a seguir adelante y vencer. Dijo San Alfonso María de Ligorio: «El hombre que ora, se salva; el que no ora, no se salva».

También podemos parafrasear las palabras del Santo: El hombre que ora, supera la tentación; el que no ora no la supera.

Unas preguntas

1 . ¿Tenemos una actitud derrotista delante de la tentación o confiamos en Cristo que ya venció la tentación por nosotros?

2. Nos sentimos mal porque tenemos tentaciones o lo vemos como algo necesario para que nosotros probemos a Cristo nuestro amor?

3 . ¿Rezamos con fervor esas palabras del “Padre Nuestro”: “No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal”?

 

 

Autor: 

Padre Fintan Kelly, L.C.

Fuente: 

Church Forum www.churchforum.org