¿Ser un buen esposo y padre es limitarse a ser un buen proveedor únicamente?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿Ser un buen esposo y padre es limitarse a ser un buen proveedor únicamente?

Ciertamente, a los hombres se les ha limitado en su función de esposos y padres al de ser únicamente proveedores del hogar, sin embargo, esto no significa que sea el único rol que éstos puedan desempeñar en el hogar; no podemos seguir minimizando el papel del hombre.

El bajo involucramiento del hombre en la vida familiar tiene un costo muy elevado a nivel emocional en la familia, pues un hombre que se limita a ser un buen proveedor es lo equivalente a un padre ausente desde la perspectiva emocional con su familia. El ser un buen esposo y padre implica:

Escuchar a tu esposa e hijos.
Darles un buen ejemplo.
Expresarles tu cariño.
Ayudar a tus hijos con la tarea.
Ayudar a tu esposa a las labores domésticas.
Tener buenos modales con ellos.
Mantener tus promesas.
Ahorrar para sus necesidades.
Llevarlos a la Iglesia.
Resolver conflictos.
Conocer a las amistades de tu esposa e hijos.
Convivir con cada uno de ellos.
Establecer una buena comunicación con ellos.
Establecer límites claros.
Caminar juntos en el sendero de la vida.