La sociedad Judaica era una sociedad machista