La Jerarquía de la Iglesia

The file could not be created.
ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

La Jerarquía de la Iglesia
La Iglesia que Jesús fundó es una Iglesia con "jerarquía". La palabra "jerarquía", significa, "mando sagrado". Jesús de entre la multitud, que los seguía, escogió a doce. De entre los doce, seleccionó a Pedro. Sólo a él le dijo: "Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia", sólo a Pedro le entregó las llaves del Reino de los Cielos, sólo a Pedro le ordenó: "Apacienta mis ovejas, apacienta mis corderos". Únicamente a Pedro, Jesús le dijo que había "orado por él para que cuando "volviera" de su pecado, confirmara a sus hermanos".(LC.22,32)La Iglesia apostólica que retrata el NT., es una iglesia con una jerarquía bien definida. Allí están los apóstoles que presiden, que ordenan, que reprenden. San Pablo reconoce esa jerarquía y, cuando se acaba de convertir, se presenta a Pedro y a otros apóstoles. En el Concilio de Jerusalén (Hech.15), se manifiesta una iglesia cuyos jerarcas se reúnen para discernir, y están seguros de que su determinación será ratificada por el Espíritu Santo. Lo hacen constar en su carta pastoral: " Le ha parecido bien al Espíritu Santo y a nosotros no imponerles más cargas que las indispensables".Los escritores de los Evangelios esbozan una Iglesia con su jerarquía cuando mencionan los nombres de los apóstoles, a Pedro siempre lo nombran en primer lugar. No puede ser una simple casualidad que así lo haga. El autor del libro de los Hechos de los Apóstoles, hace resaltar la figura de Pedro como el gran líder de la Iglesia. Pedro toma la palabra en nombre de la Iglesia el día de Pentecostés; responde al Sanedrín en nombre de todos, equilibra los ánimos en el Concilio de Jerusalén.La Iglesia Católica conserva esta jerarquía, que arranca de la iglesia apostólica y que se evidencia en el libro de los Hechos de los Apóstoles.En las iglesias protestantes no existe una jerarquía a "nivel internacional". No pueden reunirse en Concilio, pues sus doctrinas son muy diferentes; no tienen jerarcas que tengan autoridad sobre las millares de sectas y denominaciones. Cuando no existe una jerarquía, Universal, siempre predomina la disgregación; cada quien se siente "iluminado" por el Espíritu Santo y funda su propia "iglesia", a la cual le faltan muchas características, de la Iglesia del libro de los Hechos de los Apóstoles.Jesús quiso su Iglesia con una jerarquía; sabía que a través de ella se podría buscar mejor el discernimiento, y evitar peligrosos "iluminismos" que confunden y separan.
LA JERARQUÍA DENTRO DE LA IGLESIA CATÓLICA.La Iglesia, en cuanta institución visible, es la sociedad de los bautizados. Todo hombre bautizado es miembro de ella. Pero entre los bautizados, algunos son llamados a un estado particular; - los clérigos; que poseen visiblemente la autoridad. Y los otros son los - seglares; que sólo pueden ejercer en el gobierno de la Iglesia una acción restringida y por delegación.La sociedad de la Iglesia visible es jerárquica en 2 aspectos:
1.- JERARQUÍA DE ORDEN:El orden confiere el poder de transmitir a los fieles los bienes espirituales, que les permite alcanzar su fin, por medio de los sacramentos. Esta jerarquía es de institución divina y no puede ser modificada. Esencialmente está sintetizada en los Obispos, herederos de los apóstoles, siendo la cabeza el Obispo de Roma o Papa.Los 3 grados de la jerarquía de orden definidos por el Concilio de Trento son: obispos, sacerdotes y ministros.Obispos; tienen la plenitud del sacerdocio. Confieren ordenes sagradas, consagran los altares y los santos óleos, bendicen a los clérigos, administran la Confirmación, consagran las vírgenes y consagran a los reyes.Sacerdotes; por su ordenación tienen el poder de consagrar, de administrar los sacramentos, de predicar y con la autorización del obispo, el de atar y desatar.Los Ministros; diáconos, subdiáconos y los clérigos menores pueden ejercer algunas funciones con la autorización de los obispos y de los sacerdotes. Solamente los diáconos son de institución divina.Los miembros de las ordenes mayores tienen dos obligaciones de institución eclesiástica y no divina: - el rezo cotidiano del oficio y - el celibato, prescrita por primera vez en el Concilio de Elvira (305-306) para los obispos, sacerdotes y diáconos y extendida para los subdiáconos en el siglo XI.
2.- JERARQUÍA DE JURISDICCIÓN.-
El poder mandar, juzgar y corregir; este poder se ejerce de dos maneras:

  • <!--[if !supportLists]-->  <!--[endif]-->en el fuero interno; por la confesión ( perdonar los pecados)
  • en el fuero externo; para el bien y el orden de la sociedad eclesiástica. Sólo el Papa y los Obispos poseen esta jurisdicción por institución divina. Pueden delegarla y reglamentarla.

El Papa, sucesor de San Pedro, es jefe de la Iglesia al mismo tiempo que vicario de Cristo. Tiene el poder supremo de jurisdicción. Su poder de orden es exactamente igual que el de los demás obispos.
Los Cardenales, son elegidos libremente por el Papa entre los candidatos que tengan cualidades para el episcopado, que no tengan descendencia legítima y no sean parientes en primer o segundo grado de otro cardenal, la creación de cardenales tiene lugar en consistorio secreto. Los cardenales son los consejeros del Papa, participan en el gobierno y en la administración de la Iglesia. Su reunión, presidida por el Papa, es llamada consistorio. Son los encargados de las congregaciones cardenalicias, y de las oficinas pontificias; Dataría, Cancillería, Cámara Apostólica y Secretaría y pueden ser enviados en misiones extraordinarias.

Autor: 

Redacción Church Forum

Fuente: 

Church Forum www.churchforum.org