Entre tus manos Señor, está mi vida.

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Entre tus manos Señor, está mi vida.

 
 

En tus manos, Señor, pongo mi vida
con todas sus angustias y dolores;
que en ti florezcan frescos mis amores
y que halle apoyo en ti mi fe caída.

Quiero ser como cera derretida
que moldean tus dedos creadores;
y morar para siempre sin temores
de tu costado en la sangrienta herida.

Vivir tu muerte y tus dolores grandes,
disfrutar tus delicias verdaderas
y seguir el camino por donde andes.

Dame, Señor, huir de mis quimeras,
dame, Señor, que quiera lo que mandes
para poder querer lo que tu quieras.

Amén

Autor: 

Liturgia de las horas

Fuente: 

Church Forum www.churchforum.org